14 nov. 2013

DesencapsulARTE: 7 ideas para reutilizar los posos del café

Antes de tirar los posos de café a la basura, se pueden buscar otros usos. Reciclar café es un pequeño gesto ecológico, pero, sobre todo, puede ser muy práctico y solucionar problemas en casa o en el jardín de una forma natural.

1. Abono para plantas acidófilas
El café funciona como abono, bien directamente a la tierra, bien como parte del compost, añadiéndolo al resto de basura orgánica. Tiene nutrientes naturales como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre. Por otra parte, añade acidez al suelo, algo que puede venir bien a ciertas plantas como las azaleas, las camelias o los rosales. Sirve de alimento para las lombrices (que, a su vez, benefician a la tierra) y para cultivar hongos. Pero tiene muchas otras utilidades.

2. Limpieza y desatascador
Es abrasivo contra la grasa y limpia los desagües. Sin embargo, para grandes atascos de cañerías no sirve.

3. Repelente de insectos
El café sirve para ahuyentar a plagas como hormigas y caracoles. A los gatos tampoco les gusta el olor a café. En algunos casos, funciona como repelente de pulgas, añadiendo café al agua donde se vaya a bañar al perro.

4. Ambientador
Una vez seco, el café se puede usar como desodorante en armarios y en el frigorífico, ya que absorbe olores. Incluso existen secadores de posos. Además quita el mal olor de las manos, olores que quedan algunas veces al manipular ajos, etc.

5.Tratamiento de muebles
Se pueden reparar los arañazos en los muebles si son de madera oscura o como repelente de polvo.

6. Higiene y belleza
Con los restos de café se pueden elaborar jabones que, sobre todo, eliminan los olores persistentes.
Sirve como exfoliante natural para la cara y el cuerpo.
También podemos usar los posos del café añadiéndolos al acondicionador sobre cabellos oscuros.
Para activar la circulación sanguínea y evitar la aparición de celulitis. Esto sucede gracias a la cafeína que activa la circulación.

7. Cocina
En este caso, nos referimos a los restos, a los posos, no al café líquido que se echa, por ejemplo, en el tiramisú. Con los posos se puede dar un toque de aroma a ciertos platos, sobre todo, a bizcochos, galletas y otros postres.

8. Tinte y pintura
Para pintar manualidades caseras, teñir la ropa o pintar sobre papel. Si se echa sobre la piel, se consigue un efecto parecido al de la henna, logrando tatuajes temporales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario