2 jun. 2016

Hoy el #Doodle de #Google dedicado a #LotteReiniger


Lotte Reiniger solo necesitó unas tijeras y un simple papel para crear, con infinita paciencia, todo un mundo de delicadeza, ingenuidad y belleza. Pero su aportación al mundo del cine no se quedó en la simple belleza. Porque Lotte Reiniger fue la encargada de poner las primeras piedras sobre las que años después se asentaría todo el complejo universo de la animación. Enamorada del cine, esta alemana creó el testigo que años después recogería el mismísimo Walt Disney. Y lo hizo con unas simples siluetas animadas. Este largometraje, reconocen los que saben, no fue el primero de su género; pero sí el más antiguo de todos los que se han conservado. Titulado Las aventuras del príncipe Achmed, el primer trabajo de Lotte Reiniger fue, a pesar de no figurar en el recuerdo de la mayor parte de la sociedad, uno de los grandes triunfos cinematográficos de todos los tiempos. Porque esta película, que resultó demasiado técnica para los coetáneos de Lotte Reiniger, fue un completo fracaso económico en su tiempo, pero toda una obra de arte en el nuestro. Sigue leyendo en La voz de Galicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario