20 feb. 2015

El SLOGAN, grito de "guerra"

Dentro de las herramientas de marketing, el slogan es una de las más poderosas, pues hace que los posibles clientes recuerden el producto y también ayuda a diferenciarse de la competencia.
Su origen viene de una palabra gaélica escocesa que significa "grito de guerra".
El éxito de un slogan se ve cuando la gente lo repite una y otra vez.


Un buen slogan debe:
  1. Contener máximo ocho palabras.
  2. Identificar claramente al producto o servicio.
  3. Resaltar los beneficios que lo hacen especial. 

Piensa en:
  • Se original y conciso, usando metáforas, imágenes, rimas, ritmos y otros elementos para crear un slogan difícil de olvidar.
  • Un buen recurso son los juegos de palabras. También puedes valerte de frases populares y darles un giro, para adecuarlas a tu producto.
  • Considera que desde el punto de vista del marketing, un slogan extenso no genera el impacto deseado, porque incrementa su complejidad lingüística y sintáctica. Por eso, si no es breve y recordable, no es un slogan.
  • Hacer que la marca rime con el slogan. Es una técnica que ha tenido mucho éxito, se le denomina rima de “marca incorporada”, y consiste en que la marca del producto rima con la frase.
  • Resumir qué hace la marca “Si es Bayer, es bueno” es un slogan que representa exactamente qué hace la marca e incluso describe  el beneficio objetivo que se promete.



No hay comentarios:

Publicar un comentario